Nosotros

Este es un blog asociado con Southeastern Baptist Theological Seminary (SEBTS), un seminario que tiene como misión “glorificar al Señor Jesucristo equipando a los estudiantes para servir a la iglesia y cumplir la Gran Comisión.” Entre Los Tiempos busca servir a líderes y pastores de iglesias en temas teológicos y ministeriales.

El nombre “Entre Los Tiempos” surge de nuestro deseo de servir a la Iglesia para que vivamos para la gloria de Dios en el momento específico en la historia de redención en el cual nos encontramos: entre la primera y la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo. El Nuevo Testamento anuncia que los “postreros días” han llegado y que a la vez esperamos la segunda venida de Cristo. La salvación del pueblo de Dios llegó en su primera venida y la consumación de esa salvación que nos ha sido dada en Cristo será en la segunda venida cuando seamos glorificados.

Entre Los Tiempos es un espacio eminentemente teológico. En los últimos siglos, los estudios teológicos se han convertido en una especie de disciplina académica, divorciando los estudios dogmáticos de la vida de la iglesia. Y en muchas iglesias en los países Latinoamericanos y en las comunidades hispanas en Estados Unidos, las doctrinas cristianas se han presentado como divisivas e innecesarias. La realidad es que la teología no puede ser evitada a menos que dejemos de hablar o de vivir. De hecho las doctrinas más peligrosas son las de aquellos que no dicen qué creen. Frente a esa realidad, el pastor está llamado a ser un teólogo. El llamado pastoral es un llamado al estudio y a la enseñanza.

Hoy día, cuando usamos la palabra teólogo pensamos en un académico dedicado a la investigación, que enseña en un seminario o universidad y que ha escrito libros. La realidad es que en la historia de la iglesia podemos ver que los grandes teólogos eran pastores. Esto lo vemos en hombres como Atanasio, Gregorio de Nacianzo, Agustín, Lutero, Calvino, Jonathan Edwards, Andrew Fuller y Spurgeon. En la Biblia encontramos el ejemplo del pastor-teólogo en las instrucciones de Pablo a Timoteo. Pablo le dice a su hijo en la fe que sea diligente en la lectura, en el estudio, en la enseñanza y en la predicación de las Escrituras. El Apóstol le exhorta a Timoteo a proteger las “sanas palabras” que él ha escuchado de Pablo (2 Ti 1:13). Y también le dice que lo que le ha sido enseñado se lo enseñe a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros (2 Ti 2:2). El llamado a ser un “pastor” es un llamado a ser un “teólogo”.

A nosotros nos ha tocado vivir “entre los tiempos”. Y éstos son tiempos difíciles donde en las iglesias hay muchas personas que no quieren vivir la sana doctrina sino que, con comezón de oídos, buscan enseñanzas conformes a sus propias concupiscencias (2 Ti 4:3). Y fuera de la iglesia existe una sociedad que rechaza la Palabra que tanto necesita. Es un trabajo hacia adentro y hacia afuera. En ese contexto, el pastor está llamado a ser un teólogo. Necesita saber cómo alimentar y cuidar a sus ovejas de falsos maestros y, al mismo tiempo, relacionarse y predicarle al mundo el evangelio de Cristo. Al final, la doctrina y la teología correcta no son los lujos de la fe, sino la zapata del ministerio cristiano. En este sentido, Entre Los Tiempos busca ser un instrumento de servicio donde se edifique la Iglesia y se glorifique al Dios trino y verdadero.регистрация сайта в yandexраскрутить сайт цена