Reconociendo un liderazgo abusivo en la Iglesia

Por @EdgarRAponte

La Biblia enseña que los creyentes son responsables de someterse a sus pastores y líderes. En Hebreos se nos dice: “Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos” (He. 13:17). Los cristianos deben honrar a sus líderes. Claro, esto asume que el pastor o líder tiene y refleja las características morales y de formación indicadas en la primera carta de Pablo a Timoteo: irreprochable, fiel a su esposa -si es casado-, sobrio, prudente, de conducta decorosa, hospitalario, apto para enseñar, con su casa en orden, con buena reputación tanto dentro como fuera de la iglesia, no dado a la bebida, no chismoso, no contencioso, no avaricioso, no un recién convertido (1 Ti 3:1-7).

Así como los pastores están llamados a cuidar a sus ovejas de falsos maestros, estos también tienen que enseñarles a cuidarse de líderes que abusan de la autoridad que le ha sido delegada. En diversas ocasiones hemos visto hombres de Dios que han caído en situaciones donde necesitan fuerte corrección y confrontación. Es como si pastores piadosos “se volvieran locos”. Pero también, líderes fieles deben preparar a sus congregaciones a evaluar futuros líderes para cuando ellos ya no estén.

En el libro La Membresía de la Iglesia, Jonathan Leeman presenta algunos escenarios en los cuales una persona no debería someterse a sus líderes. Leeman explica: Continue reading…

La razón por la que oro públicamente por otras iglesias

Por Greg Gilbert

Cada domingo por la mañana yo dirijo a la congregación de nuestra iglesia local en lo que llamamos una “oración pastoral”. Oro por muchas cosas durante este tiempo—eventos congregacionales, miembros que están sufriendo, oportunidades evangelísticas, varias autoridades de gobierno, oportunidades de misiones y hasta sucesos inscritos en los titulares nacionales. La parte de esa oración que más provoca comentario—tanto positivo como de plena confusión—es cuando oro por una o dos iglesias evangélicas que se congregan en nuestra ciudad.

Cada semana, yo selecciono una o dos iglesias y oro por los cultos de éstas en ese día. Oro para que la iglesia esté atenta a la Palabra de Dios. Oro por el pastor para que predique de la Biblia con convicción y exactitud. Oro por las personas para que sean convencidas de su pecado, por los creyentes para que sean alentados y por los no creyentes para que sean convertidos. ¡También le doy gracias al Señor que vivimos en una ciudad donde no somos la única iglesia en la cual se predica el evangelio!

Por extraño que parezca, la práctica de orar por otras iglesias es tan infrecuente en la experiencia de muchos creyentes que no saben exactamente como procesarlo. Durante mi pastorado, en más de una ocasión se me ha acercado un visitante preocupado y sorprendido de que tal y tal iglesia esté experimentado dificultades. ¿Por qué entonces oraría un pastor de una iglesia por otra si no hubiese algún problema serio en tal iglesia? Continue reading…

El pastor es responsable de cuidar sus ovejas

Por @EdgarRAponte

En una ocasión escuché de un pastor que fue confrontado por un miembro de su iglesia por su pasivismo al no denunciar un falso maestro que se auto-proclamaba “Mesías”. Al ser confrontado, el pastor respondió: “ese señor no merece mi tiempo”. Lo que provocó la reacción del hermano: “¿no merece Su tiempo, pastor? Y su suegra fue a un evento a escuchar a ese falso maestro y ahora está confundida”.

Ésto no es un asunto de teoría. Vivimos en mundo caído, donde el enemigo siempre está al asecho. La Biblia es clara enseñando que una de las responsabilidades de los pastores y ancianos es el enfrentar y refutar aquellos que contradicen la verdad. Pablo, en su despedida en Mileto, le dice a los pastores que estén atentos y cuiden del rebaño de Cristo “de lobos rapaces” que vendrán enseñando “cosas perversas” (Hch 20:28-31). Una instrucción similar le comparte a un joven pastor: hay algunos habladores de vanidades y engañadores “a los cuales es preciso tapar la boca” (Tito 1:9-12). Lamentablemente, muchos pastores han huido de esta responsabilidad. Unos porque quizás no entienden la importancia, como el pastor mencionado; y otros por miedo a ser vistos como ‘negativo’ o ‘intolerante’.

Continue reading…