Pastor, en el tema del aborto, no olvides el evangelio.

Por Edgar R. Aponte

En muchas ocasiones, he escuchado a pastores hablar del tema del aborto de una forma en la cual el evangelio de Jesucristo parece estar ausente. Esto genera en el mundo una imagen errada de que, como cristianos, estamos hablando desde un pedestal moral. Y segundo, pareciera que el pastor ha olvidado que en su congregación puede haber personas que en un momento participaron de un aborto. 

La Biblia enseña que Dios creó los cielos y la tierra. El Señor creó todos los animales vivientes, las hermosas montañas y los impresionantes ríos que vemos. Él creó maravillosas piedras, como los diamantes, los rubíes, etc. La Biblia también enseña que Dios creó al hombre y a la mujer a Su imagen y semejanza (Gen 1:26-7). La Biblia enseña que los seres humanos somos el clímax de la creación. Somos la obra más preciosa en la creación. Solo el hombre y la mujer fueron creados a Su imagen.  Continue reading…

Esposo, toma de la mano a tu esposa

Por R.C. Sproul, Jr

En los últimos años, debido a la enfermedad de mi esposa, su fallecimiento y su ausencia, he recibido mensajes escritos tanto alentadores como extraños. Me regocijo especialmente cuando escucho que las reflexiones que he escrito le han servido de ayuda a otras personas durante tiempos difíciles. De hecho, planeo usar lo que he escrito en un futuro libro. Dicho esto, todavía creo que la cosa más sensible, acertada y de más ayuda que escribí durante esta travesía fue en un mensaje de twitter: “deseo haber agarrado más su mano”.

Probablemente este es mi mayor remordimiento, no haberla agarrado más de la mano.

Por supuesto que no es que nunca le tomé la mano. Sin embargo, es probable que no lo hiciera tanto como le hubiese gustado. Tomarle de la mano le comunica a ella, en una manera sencilla pero profunda a la vez, que estamos unidos. Sostenerle su mano le dice a ella: “estoy agradecido de que somos una carne”. Tomando su mano me dice a mí: “esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne”. Es una liturgia, un hábito ordinario de conmemoración para ver claramente la realidad extraordinaria de dos convirtiéndose en uno. Habría comunicado, aún en medio de un desacuerdo o en momentos de dificultad, que “pasaremos por esto juntos. No te soltaré”. Continue reading…