Serán todos salvos?

Por Josué Perez, Ph.D.

Se cuenta la historia del pastor Andrés Bonar, que en una ocasión compartió con su amigo Robert M. M’Cheyne, que él había predicado sobre un texto que hablaba acerca del infierno. M’Cheyne le pregunto, “¿Lo pudisteis predicar con ternura?” Es claro que la enseñanza bíblica de que el rechazar el evangelio de Jesucristo trae la consecuencia de una condenación y castigo eterno, produce en cristianos una compasión profunda por aquellos que no han aceptado a Jesucristo como su Señor y Salvador.

Pero a través de la historia siempre han habido personas que al escuchar una enseñanza bíblica que parece difícil o incómoda de aceptar, han tratado de modificar esa enseñanza en una forma más tolerable para nuestro modo de pensar. Tal enfoque se ve en una falsa enseñanza que ha crecido en popularidad en nuestros tiempos, una enseñanza que se presenta como una alternativa que da más esperanza que la doctrina que dice que van a haber muchos que se van a perder por una eternidad. Me estoy refiriendo a la doctrina del universalismo. En este breve artículo voy a compartir acerca del universalismo, ¿Qué es? ¿Cuáles son algunos pasajes bíblicos que se han usado para defender esta posición? y ¿Cuál es el peligro del universalismo para la iglesia?

En forma general, el universalismo mantiene que, eventualmente, toda persona, sin excepción, será reconciliada con Dios. Dicho de otra manera, todos serán salvos. Pero es importante saber que hay variedades de expresiones cuando hablamos del universalismo. Han habido aquellos, como Orígenes (ca. 185-254), que han extendido el universalismo aún a los ángeles caídos. Otros creen en la realidad de un infierno, pero enfatizan que, eventualmente, el amor de Dios conquista todo rechazo, lo cual implica que eventualmente aquellas personas en el infierno aceptarán a Jesucristo y serán reconciliados con Dios. Pero aparte de los distintos énfasis que se pueden notar, el punto que une a todas las expresiones del universalismo es la convicción de que toda persona será salva.

¿Cuáles son algunos pasajes bíblicos y consideraciones teológicas que se han usado para promover el universalismo? En un artículo breve como éste, es imposible dar una presentación detallada de los argumentos y textos que se usan para defender esta posición. En vez de esto, voy a mirar a un tipo de texto que se usa con regularidad para promover el universalismo y explicar por qué esta interpretación está equivocada.

Un tipo de pasaje que se usa con frecuencia en favor del universalismo es aquel que de alguna forma u otra, habla acerca de los resultados de la obra redentora de Cristo. Estos pasajes indican que la salvación que Cristo trae tiene un alcance universal o, dicho de otra manera, abarca al mundo entero. Por ejemplo, Romanos 5:18 dice que en Cristo hay “justificación para todos los hombres.” Tito 2:11 dice que la gracia de Dios se ha manifestado, “trayendo salvación a todos los hombres.” En 2 Cor. 5:18-19, leemos que “Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo” (LBLA). De acuerdo al universalismo, pasajes como estos indican que el resultado o efecto de la obra redentora de Cristo es que va a haber una reconciliación con Dios que incluye a todo ser humano sin excepción. En otras palabras, todos serán salvos. ¿Qué podemos decir acerca de esta interpretación? Me voy a enfocar en 2 Cor. 5:18-19 como un texto representativo para el universalismo.

Tomado fuera de contexto, estos versos inicialmente dan la apariencia de apoyar el universalismo. Pero esta interpretación NO es correcta por varias razones. Primero, si leemos el pasaje en contexto, uno puede observar que Pablo se está enfocando en el ministerio que él ha recibido por gracia en el nuevo pacto. En los capítulos anteriores, él dice que su ministerio es como el “fragante aroma de Cristo…entre los que se salvan y entre los que se pierden” (2:14-16).

En otras palabras, la proclamación del evangelio resulta en que la humanidad está dividida en dos grupos y el segundo grupo implica que no todos serán salvos. Segundo, algunos versos después de 5:18-19, Pablo presenta una apelación como embajador de Cristo, “os rogamos ¡Reconciliaos con Dios!” (v. 20). Esta apelación de parte de Pablo implica que no todos están en una posición de haber sido reconciliados con Dios. Tercero, es importante reconocer que si tomamos en cuenta el progreso de la historia de salvación, la idea de que el evangelio alcanza al “mundo” está primeramente relacionada con el pacto que Dios hizo con Abraham, que a través de él, el mundo entero iba a ser bendecido. Pero debemos preguntarnos, ¿cuál es la forma en que esta bendición se realiza? La respuesta a esta interrogante es que el evangelio llama a personas de toda lengua, tribu, pueblo y nación. Por eso es que en la visión que se describe en Apocalipsis 5, la cual presenta al cordero de Dios al centro del trono de Dios, los seres angelicales cantan que Cristo es “digno” de recibir adoración porque “con tu sangre compraste para Dios a gente de toda tribu, lengua, pueblo y nación” (Apoc. 5:9). En otras palabras, cuando Pablo dice que Dios estaba “reconciliando al mundo” él está poniendo énfasis en que esta reconciliación que viene a través de Cristo es un mensaje que abarca a todo el mundo sin distinción. Eso es, no importa la cultura, la lengua, la raza de la persona, todos pueden apropiarse de las buenas nuevas que en Cristo hay salvación. Este mismo énfasis se ve en Tito 2:11 y 1 Tim. 4:10. El universalismo toma una frase, “el mundo” o “todos los hombres” y le da una interpretación que no es consistente con el mensaje del Nuevo Testamento.

Pero nos preguntamos, ¿qué peligro presenta el universalismo para la iglesia? Aunque hay mucho que se pudiera decir, solo voy a recalcar dos puntos. Primero, el universalismo es una falsa enseñanza porque distorsiona el mensaje del evangelio. El evangelio llama a pecadores a que se arrepientan y pongan su fe en Jesús. El rechazar el evangelio trae el justo juicio de Dios. Cristo mismo lo dijo, en el juicio final hay personas que irán a la vida eterna, pero otros “al castigo eterno” (Matt. 25:46).

Segundo, el universalismo distorsiona el carácter de Dios. En Éxodo 34:6-7, el Señor se identifica ante Moisés no solo como el Dios de compasión y misericordia, pero el Dios que también llama a cuentas al culpable. Esta auto-revelación de parte de Dios en este texto no es un tema solitario. James Hamilton, en su libro, God’s Glory Through Judgment, demuestra cómo los atributos de Dios que vemos en Ex 34:6-7 es un tema que se repite en todas las secciones del A.T. (la ley, profetas y escritos). Además, varias veces en el libro de Apocalipsis los santos y las multitudes celestiales adoran a Dios y confiesan que sus juicios en contra de las fuerzas satánicas y la humanidad en rebelión son “verdaderos y justos” (Apoc. 16 y 19). Por supuesto, todo esto está relacionado en la Biblia con la idea del Dios santo. Una de las implicaciones de la santidad de Dios es que Él se manifiesta en justo juicio en contra del pecado y toda rebelión. Se puede decir que el universalismo enfatiza tanto el amor de Dios que la grandeza y santidad de Dios toman segundo plano. Pero la Biblia presenta los atributos de Dios en unidad. La santidad de Dios no opaca el amor de Dios y el amor de Dios es un amor consistente con su santidad.

En resumen, el universalismo da una falsa esperanza, distorsiona el evangelio y disminuye la santidad de Dios. Si realmente tenemos compasión por las almas tenemos que presentar la verdad del evangelio que Cristo le enseñó a sus discípulos, que el tener fe en ÉL trae vida eterna pero el rechazarlo trae la consecuencia de un castigo eterno. Pero hagámoslo, como dice M’Cheyne, con ternura y lágrimas en nuestros ojos.


Josué Perez (Ph.D. Drew University) es profesor de teología y director de Estudios Interdisciplinarios en Nyack College, y sirve como anciano en su iglesia local en el estado de New Jersey donde vive junto a su esposa y sus hijos. юзабилити метод продвижения сайтаконтекстная реклама веб сайта

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *