La razón por la que oro públicamente por otras iglesias

Por Greg Gilbert

Cada domingo por la mañana yo dirijo a la congregación de nuestra iglesia local en lo que llamamos una “oración pastoral”. Oro por muchas cosas durante este tiempo—eventos congregacionales, miembros que están sufriendo, oportunidades evangelísticas, varias autoridades de gobierno, oportunidades de misiones y hasta sucesos inscritos en los titulares nacionales. La parte de esa oración que más provoca comentario—tanto positivo como de plena confusión—es cuando oro por una o dos iglesias evangélicas que se congregan en nuestra ciudad.

Cada semana, yo selecciono una o dos iglesias y oro por los cultos de éstas en ese día. Oro para que la iglesia esté atenta a la Palabra de Dios. Oro por el pastor para que predique de la Biblia con convicción y exactitud. Oro por las personas para que sean convencidas de su pecado, por los creyentes para que sean alentados y por los no creyentes para que sean convertidos. ¡También le doy gracias al Señor que vivimos en una ciudad donde no somos la única iglesia en la cual se predica el evangelio!

Por extraño que parezca, la práctica de orar por otras iglesias es tan infrecuente en la experiencia de muchos creyentes que no saben exactamente como procesarlo. Durante mi pastorado, en más de una ocasión se me ha acercado un visitante preocupado y sorprendido de que tal y tal iglesia esté experimentado dificultades. ¿Por qué entonces oraría un pastor de una iglesia por otra si no hubiese algún problema serio en tal iglesia?

Creo que haciendo este tipo de actividad semana tras semana trae consigo muchos beneficios. Por una parte, me ayuda en la labor de crucificar mi propio espíritu competitivo. Para los pastores es extremadamente fácil empezar a considerar, de forma sutil (¡puede ser que no sea tan sutil!), otras iglesias como “la competencia” en lugar de considerarlas como compañeras en la labor de proclamar el evangelio en su ciudad. Quiero que públicamente se me vea orando por el éxito y la fidelidad de esas iglesias. No estamos en esto para hacer un nombre para nosotros; estamos en esto para hacerle famoso el nombre de nuestro Rey.

Creo también que esas oraciones llevan a cabo la misma labor de crucificar un espíritu competitivo en los miembros de nuestra congregación. Pastores no son los únicos que luchan con querer competir con otras iglesias. Los miembros también luchan con eso y es bueno que vean a sus líderes trabajando públicamente para contrarrestar esa tendencia para que ésta no se enraíce en la vida de la iglesia.

Orando por otras iglesias también comunica una verdad importante sobre las iglesias de una ciudad: ¡Todos formamos parte del mismo equipo! Todos tenemos la misma misión: la de proclamar el evangelio de Jesús y hacer discípulos de Él. Como pastores debemos evitar el comunicar un espíritu provincial y miope entre nuestros miembros que solo reconoce lo bueno en nuestra iglesia y que no puede ver lo que Dios está haciendo en otros lugares. Servimos a un Dios enorme y una forma importante de mostrarlo a nuestra gente y enseñarles a regocijarse en eso es enseñándoles a interesarse por como Dios obra en las vidas de otras iglesias locales.

He descubierto que orar por otras iglesias también me ayuda a cultivar amistades con sus pastores. Semana tras semana me recuerda que hay otros hombres involucrados en esta misma obra que tanto me consume cada día y, que me reta a luchar contra cualquier tendencia que pueda tener para aislarme en la obra.

En el pacto de iglesia que tenemos en Third Avenue, una de las promesas que nos hacemos el uno al otro como miembros es que no “omitiremos la gran responsabilidad de orar tanto por nosotros como por otros”. En su esencia, esa es una promesa que recordaremos; no solo el gran agrado e infinito poder de Dios en responder nuestras oraciones, sino también la gran verdad que Él está glorificando a su Hijo a través de la obra de iglesias en todas nuestras ciudades y en todo el mundo.


Greg Gilbert es pastor titular de Third Avenue Baptist Church, es autor del libro ¿Qué es el Evangelio? Y co-autor de varias obras incluyendo “What is the Mission of the Church?” junto Kevin DeYoung y “Preach” junto a Mark Dever. Greg puede ser seguido en Twitter a traves de: @greggilbert

Nota: Este artículo fue originalmente publicado en inglés en 9Marks позиции сайта в поискесайты для раскрутки сайтa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *